• 3 min de lectura

La movilidad sostenible está cada vez más a la orden del día. Te contamos cómo puedes contribuir ayudando al planeta y qué beneficios te aportará.

Esperemos que a pesar del teletrabajo salgas de casa y te muevas un poco. Por eso queremos hablar hoy de movilidad, pero de la movilidad que deja huella. Y no nos referimos precisamente a una huella bonita de esas que quedan marcadas en la playa. Nos referimos a la huella medioambiental.

¿Sabías que los medios de transporte son de las cosas que más contaminan?

Lo entendemos, todos tenemos la necesidad de movernos, pero creemos que somos un poco irresponsables, por ejemplo, con el coche. ¿De verdad vas a ir al gimnasio que tienes a 15 minutos andando de tu casa en coche? ¿Entonces, para qué vas al gimnasio?

Como esta situación, hay muchas más en las que podemos optar por transportes ecológicos y ayudar a la sostenibilidad. Así que para quitarte la excusa de que no lo sabías vamos a contarte cuáles son los medios de transporte que no contaminan y que puedes usar. ¿Pero, qué se considera medio de transporte ecológico?

Nuestra gran amiga la RAE define los transportes ecológicos como transportes que usan fuentes de energía renovables sostenibles como combustible, ya sea eólica, solar, biocombustible o hidroelectricidad para respetar el medio ambiente. Se crearon principalmente con el propósito de reducir la polución, (sobre todo en las grandes ciudades).

Entonces te preguntarás, muy bien, si quiero contribuir con el medioambiente, ¿qué alternativas de movilidad sostenible existen?

  1. Andar. ¿No has escuchado nunca “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar?”, pues eso. Esta es la forma más sostenible de moverse, además de que puedes aprovechar ese rato para respirar, pensar y aprender.
  2. La bicicleta o la bicicleta eléctrica. Las bicicletas son suuuuperprácticas, las puedes guardar en casa (a no ser que vivas en un 5.º sin ascensor), es más rápido que ir andando y el coste es mucho inferior que un coche.
  3. Los vehículos eléctricos como patinetes eléctricos, escúteres o coches eléctricos. Estos vehículos alimentados totalmente por electricidad no emiten gases peligrosos para el medio ambiente ni tampoco emiten ruido (cuidado con eso segundo, no queremos sustos, que ser tan silencioso a veces no es bueno, tú contrata un seguro por si las moscas).

Estas tres opciones son muy buenas para ayudar al medioambiente, pero si no podéis por cualquier motivo, no os preocupéis que os damos una segunda oportunidad.

Tachán, tachán: las alternativas de movilidad sostenible

  1. El coche. Si vas a hacer un viaje largo o recurrente, seguro que hay alguien más que tiene que hacer la misma ruta que tú. ¿Por qué no compartís coche? Contaminarás menos, habrá menos tráfico, gastarás menos y quién sabe, tal vez encuentres al amor de tu vida.
  2. El autobús. ¿Sabías que la gente que viaja sola en un coche contamina casi lo mismo que un autobús lleno de gente? Hoy en día hay cientos de rutas de autobuses que te llevan a cualquier sitio a casi cualquier hora. ¿Por qué no usarlos? Además, te puedes ahorrar el marrón de no encontrar aparcamiento o de que te pongan una multa.
  3. El tren y el metro. Nos dirás que no es divertido, allí sí que aprendes. Y si te encanta montarte películas es el sitio idóneo para ver a la gente pasar y plantearte toda su vida.

Es verdad, son unos transportes que emiten grandes cantidades de gases contaminantes, pero al transportar a miles de personas, muchos coches se quedan aparcaditos y no emiten tanto CO2, eso compensa.

¿Ya te hemos convencido? Esperamos que sí. Y si de todas formas debes usar transporte en tu día a día, consulta nuestros seguros de moto, ciclomotor, trike y quad para desplazarte con toda seguridad.

Más artículos sobre:

También te puede interesar

Nuestros productos