• 3 min de lectura

Prepárate para evitar a los ladrones. Te damos las claves para prevenir los robos y que nada te altere el disfrute este verano.

¡Por fin! Como dice la mítica canción de Megalo: "El verano ya llegó, ya llegó, ya llegó...", y con él, las veneradas vacaciones están al caer. Seguro que ya tienes planificado el destino, reservado el alojamiento y no te falta detalle para disfrutar de unos días de desconexión lejos de casa.

Perooooo, STOP. ¿Te has parado a pensar en la seguridad de tu casa durante tu ausencia? Los periodos vacacionales son los momentos más atractivos para que los amigos de lo ajeno hagan de las suyas. Según datos del Ministerio de Interior, en 2020 se registraron 77.498 robos en viviendas del territorio nacional pese a la pandemia.

Así que, ya sabes, antes de poner rumbo a tus idílicas vacaciones, prepara a tu hogar para prevenir posibles robos durante tu ausencia. No somos unos aguafiestas, todo lo contrario, lo que queremos es ayudarte a evitar que los ladrones hagan su agosto contigo.

Enfrentarse al robo de una vivienda es mucho más complicado (si no tienes un seguro del hogar con nosotros, claro) que tomar algunas medidas para proteger el hogar en verano. Cuanto más difícil se lo pongas a los ladrones, mejor. ¡No pierdas tiempo!

proteger tu hogar en verano

Puertas y ventanas bien cerradas

Preocúpate de hacer un recorrido por toda la casa y asegurarte de que todas las puertas y ventanas se quedan cerradas. No dejes ninguna estancia sin revisar, porque tener un despiste de estas características es más frecuente de lo que podemos pensar y dará vía libre a los cacos que ronden por la zona.

Echa la llave en todas las puertas que tengan esta posibilidad y ni se te ocurra dejarla escondida en macetas, felpudos ni demás lugares a los que otras personas puedan tener acceso. No estamos en una película, sino en la vida real.

Mayor protección en los puntos de entrada

Aunque hayamos dejado todo bien cerrado, este punto básico no siempre es efectivo. Los ladrones cada vez son más diestros en el arte de abrir casi cualquier tipo de cerradura tradicional, por mucha puerta blindada que tengamos. Pero no está todo perdido. ¿Has oído hablar de las cerraduras inteligentes? Estas se conectan a nuestro smartphone suponiendo un mayor desafío y así prevenir robos.

Las ventanas son otro de los accesos más empleados por los ladrones. Instalar ventanas o persianas de seguridad podría ser otra gran alternativa para aumentar la seguridad de la casa.

Evita signos evidentes de ausencia. No hará falta que contrates actores

Los ladrones son muy pero que muy observadores, así que no les allanes el camino con pistas indiscutibles. ¿Qué pistas son estas? Todo aquello que les pueda hacer pensar que la vivienda está vacía: buzones con cartas por doquier (aunque es verdad que cada vez recibimos menos correo físico), teléfono en el que nadie responde (si aún tienes teléfono fijo en casa, desvía las llamadas al móvil), electricidad desconectada (no la quites del todo), etc.

Otra gran pista pueden ser las persianas. Si contamos con alguna aplicación de domótica a distancia, poder subirlas y bajarlas en función del momento del día sería la solución perfecta. Si eres más analógico, igual tienes algún vecino muy sacrificado con el que puedas hacer turnos para darse un paseo y proteger el hogar en verano.

Ojito con las redes sociales y con lo que vamos contando

Una inocente conversación en la piscina de la urbanización puede ser el detonante del fin de nuestras vacaciones. No decimos que tu vecina y gran amiga vaya a robarte, pero los cacos andan muy pendientes de los cotilleos del barrio en estas fechas y nunca se sabe lo que puede llegar a sus oídos. Evita comentar cuándo y cuánto vas a estar fuera y mucha atención a lo que publicamos en redes sociales. Este es otro gran chivo expiatorio al que los asaltantes profesionales recurren con mucha frecuencia. Qué bien quedan esas fotos presumiendo de playa, pero qué peligrosas pueden llegar a ser.

No dejar nada de valor en el domicilio

Evita dejar dinero en efectivo, joyas y otros objetos de valor durante los días que estés fuera. De este modo, en caso de que algún ladrón consiga entrar en la vivienda se llevará cosas más livianas. Si tienes pertenecías que no se pueden realojar en otro lugar, toma alguna fotografía que puedas aportar a la hora de hacer la denuncia. Si desafortunadamente te ves envuelto en este desagradable trámite, también te será de gran ayuda tener anotados los números de referencia de los electrodomésticos.

Instalar una buena alarma

El objetivo de los ladrones es entrar en las viviendas en el menor tiempo posible y sin levantar sospechas. Hasta ahora se lo hemos puesto lo más difícil posible, pero si además contamos con una alarma y lo proclamamos a los cuatro vientos (no olvides poner los carteles por muy feos que queden), se lo pensarán dos veces antes de forzar nuestra cerradura.

Contrata un seguro de hogar

Para estar aún más tranquilos después de todas las medidas que hemos tomado para proteger nuestro hogar en verano, es conveniente contratar un seguro del hogar con cobertura de robo que asegure nuestros objetos más cotidianos y otros de mayor valor (como joyas, obras de arte, antigüedades, etc.), a través de garantías específicas. Toda prevención es poca cuando se trata de nuestros bienes más preciados.

Más artículos sobre:

También te puede interesar

Nuestros productos