• Sandra Solaguren-Beascoa | #impúlsate
  • 4 min de lectura

Hacer ejercicio en familia puede ser una forma de pasar un rato divertido con los tuyos, así como una estrategia para que los más pequeños empiecen a ser conscientes de los beneficios y valores que proporciona el mundo del deporte. ¿Cómo podemos empezar a crear estas rutinas de entrenamiento? Atento a estos consejos para aplicar en el estilo de vida de los más pequeños.

Entrenar en familia no debería plantearse como una posibilidad, sino como una necesidad

Fomenta un estilo de vida saludable en casa. Dónde el ejercicio físico pase a formar parte de la rutina diaria de los más jóvenes de la casa, mientras que tú también te pones en forma (un 2 en 1).

Los niños y niñas son una pequeña esponja que absorben toooodo lo que ven (sea positivo o negativo), por lo que si perciben que sus padres son activos y están en movimiento, ellos también lo harán. Por eso hay que predicar con el ejemplo y, ¿qué mejor manera de unir el vínculo familiar que practicando deportes juntos? Hoy en día es fácil caer en un estilo de vida sedentario, está bien divertirse con pantallas, pero que esto sea de una manera moderada, ya que esto puede repercutir en su salud a corto y largo plazo.

Entrenar en familia

Las familias que practican deporte juntas fortalecen sus vínculos mientras entrenan

Por ello, nuestra propuesta va dirigida a utilizar el ejercicio físico como una herramienta para mejorar la salud de toda la familia. Formar una familia no debe ser un inconveniente o un factor limitante para dejar de hacer ejercicio, sino para mantener la práctica e incorporar estas rutinas a los más pequeños. De este modo, además de enseñar cómo comenzar a llevar un estilo de vida saludable, se reforzarán los vínculos paterno filiales de un modo extraordinario, creando intereses compartidos por actividades lúdicas y/o deportivas a la vez que disfrutamos todos pasando un mayor tiempo en familia. No hace falta que tus hijos levanten pesas, un paseo en bici, jugar un partido de baloncesto o fútbol... En serio, lograr que el fitness sea una actividad familiar, es mucho más fácil de lo que crees y tú también puedes conseguirlo.

Así que vamos con tres tips para convertirte en una “familia fit” que no te llevarán mucho tiempo y os ayudarán a divertiros en familia.

  • En la variedad está el gusto: como hemos comentado antes no hace falta ir al gimnasio, o coger pesas con tus hijos. Te invitamos a experimentar y ampliar tu abanico de actividades procurando que sean frescas, emocionantes y atractivas para toda la familia. Patinas, dar un paseo en bici, salir a correr, probar con la escalada, jugar un partido… apuntaros a piscina ¿por qué no? Seguro que ya se te van ocurriendo cosas qué hacer, ¡ese es el camino! Como dice el refrán, “una familia (fuerte y) unida, jamás será vencida”.
  • Compromiso: a ver tampoco nos malinterpretes, queremos que os lo paséis bien. Pero es importante ser constantes para mantener el ritmo, unos 20 minutos al día, incluso hacer de las tareas cotidianas unas olimpiadas domésticas donde todos ayuden. Para que esta rutina dure más de una semana, te proponemos realizar un seguimiento del progreso creando tablas con los nombres de cada miembro de la familia junto con los resultados obtenidos a lo largo del tiempo y pegarlas en el frigorífico. ¿Quién será el ganador/a del mes?
  • La búsqueda del momento idóneo: está claro que a medida que tu familia crece y tus hijos se hacen mayores, las extraescolares o las quedadas con sus amigos irán reemplazando tus actividades familiares. Sin embargo, ni esto (ni mucho menos tu trabajo, otro enemigo del tiempo en familia) debería impedir que padres e hijos disfrutaran de hacer ejercicio juntos. Entre todos tenéis que intentar aprender a estructurar vuestro propio horario y encontrar un equilibrio personal entre familia, amigos y descanso (sabemos que es más fácil escribirlo que hacerlo, pero hay que ponerse las pilas). Si les muestras lo importante que es el deporte y los beneficios que genera, crecerán con unos valores de salud y autocuidado más sólidos y se cuidarán cuando sean adultos.

Recuerda que esta labor tan sencilla conlleva beneficios biopsicosociales a largo plazo, no solo para ti, sino para los más cercanos. La adquisición de pequeñas rutinas saludables desde edades tempranas se traducirá en hábitos buenos y sólidos, que les acompañarán a lo largo de toda la vida, favoreciendo su crecimiento y desarrollo integral.

No obstante, si aun así te quedan dudas, el equipo de expertas y expertos entrenadores de MAMIFit y los médicos de los seguros de salud de Tomamos impulso te invitarán a vivir momentos de encuentro en familia a través de experiencias y actividades físicas y/o deportivas de manera saludable y divertida. También os esperamos en nuestros directos de Instagram donde podéis sacar ideas de ejercicios para hacer en familia.

¿Os animáis a comprobarlo?

Más sobre mí
Sandra Solaguren-Beascoa. Graduada en CAFyD (Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte). Especialista en salud, entrenamiento y mujer. Doctoranda en Biomedicina en la Universidad de Granada. Entrenadora e investigadora en MAMIfit.

También te puede interesar

Bienestar y salud

Sandra Solaguren-Beascoa
#impúlsate

Bienestar y salud

Sandra Solaguren-Beascoa
#impúlsate

Nuestros productos